sábado, 25 de marzo de 2017

Desecrate The Faith - Unholy Infestation


Año: 2017
Sello: Comatose Music
País de origen: USA

Segundo disco en estudio de esta banda norteamericana de Brutal Death Metal. La banda de Houston, Texas, había hecho su debut oficial en el 2014 con el disco "Disfigured Arrangement", el cual fue lanzado por el sello Ossuary Industries. Las buenas críticas obtenidas por aquel debut deben haber llegado a oídos de Steve Green (dueño de Comatose Music e integrante de bandas como Atrocious Abnormality y Lust of Decay), pues éste segundo disco sale, justamente, a través de Comatose Music, uno de los mejores sellos dedicados exclusivamente al Brutal Death Metal. Motivos para que el nuevo disco de los texanos de Desecrate the Faith sea lanzado por dicho sello no faltan, pues "Unholy Infestation" es un buen disco de principio a fin, y sirve para corroborar que Desecrate the Faith son una buena banda.
Lo habían demostrado en su primer disco, pero éste segundo disco lo confirma y redobla la apuesta. Es decir, hay muchas bandas que debutan con discos atractivos y generan expectativas. Mas, dichas expectativas suelen irse al tacho de la basura en más de una ocasión, debido a que hay bandas que no saben superarse a sí mismos, ni saben cómo lidiar con la presión. A los muchachos de DTF no les ha afectado el haber sacado un primer disco bastante auspicioso, sino que tomaron el toro por las astas y se animaron a componer y grabar un disco que supera a su antecesor.
El comienzo del disco no puede ser mejor, con una canción que me recuerda -mucho- a mis amados Morbid Angel. Me refiero a "Daemones Nos Ave Satanas", con un riff arrastrado y endemoniado que navega sobre un ritmo lento e igual de arrastrado. Lástima que apenas dura 02:39, pues me quedé con ganas de seguir sacudiendo la cabeza al compás de tan brillante composición. Eso sí, dura poco el deseo de seguir escuchando la primera canción pues inmediatamente desatan un tornado de riffs retorcidos, blast beats precisos y voces re-podridas, todo muy propio y digno del BDM americano del siglo 21, pero con influencias más que claras de un grande del estilo de todos los tiempos: Suffocation.
Estamos ante un disco lleno de blasfemias y brutalidad, no lo duden, creado y ejecutado por un grupo que no teme mostrarse como una bestia voraz, cuyo sonido abruma al oyente gracias a la violencia y nitidez que conviven en dicho elemento -elemental-, fruto de una producción acertadísima. Además, "Unholy Infestation" no tiene punto flojos, y si hay algunos supuestos desniveles, es porque la vara sube en lugar de bajar. A saber, además del fabuloso track inicial, hay piezas como "Magna Daemonia", "Ceremonial Invocation" y la pista que da nombre al disco, que hacen subir tanto el nivel de calidad como de locura frenética, haciendo que uno sienta deseos de darle repeat a dichas canciones.
No sé si el segundo disco de la banda de Houston será uno de los mejores discos de BDM del 2017, aun es pronto para aventurar algo así, más aun cuando se trata de un subgéneros que promete tener un año muy agitado en cuanto a ediciones. Pero, de seguro va a figurar entre lo más destacado del año.

Facebook
Label
Bandcamp
Clawhammer PR

viernes, 24 de marzo de 2017

Vahrzaw - Twin Suns & Wolves' Tongues


Año: 2016
Sello: Blood Harvest (CD & digital) / Crawling Chaos Productions (CD-R)
País de origen: Australia

Más de uno debe estar pensando que hoy les voy a presentar una banda nueva, o al menos relativamente nueva. Es que, seamos sinceros, el nombre de Vahrzaw no es de los más populares ni nombrados en el mundo del Metal Extremo actual. Mas, no estamos ante una banda nueva; ni siquiera estoy hablando de un grupo de mediana edad formado a comienzos de éste siglo. Estoy hablando de una banda que, cambios de nombre de por medio, viene pateando culos desde 1992. Primero lo hicieron bajo el nombre de Necromancy, y tocaban un Death Metal primitivo hasta decir basta. Luego, en 1994, cambiaron su nombre por el de Midgard, y se tiraron para el lado del Black Metal tan en boga en aquel instante de la historia. Inmediatamente cambiaron su nombre por el de Utgard-Loki y ahí nomas, casi sin tiempo, pasaron a llamarse Deathcult. Pero ya en 1994, año en que cambiaron de nombre tantas veces como cambiaron sus calzoncillos, los australianos pasaron a llamarse Vahrzaw, nombre que mantienen hasta hoy. Y ya con ése nombre comenzaron a grabar Demos (2, para ser más exacto), un single, 2 EP's, dos splits y dos discos de larga duración, siendo éste "Twin Suns..." el segundo full lenght de la banda, casualmente.
Lo del trío procedente de Traralgon es tan crudo y violento como uno puede esperar de una banda australiana de verdad. Ya saben, a los aussies les gusta rápido, fuerte y crudo. Y sí, también se pueden usar calificativos como Sucio y Oscuro, pues la música de Vahrzaw tiene esas cualidades en cantidades industriales. O sea, tienen la impronta del Metal Extremo de los 90's, toda esa furia y el machaque constantes, sacudiendo al oyente de principio a fin. Con esos argumentos logran compensar la notable ausencia de grandes canciones, algo que puede hacer que el disco no sea tan bueno como para enloquecer por la banda, pero sí suenan lo suficientemente fuerte y sinceros como para tener el disco en formato físico.
Slayer, Dawn of Azazel, Hell United y los peruanos de Anal Vomit son nombres que me vienen a la mente mientras escucho la furiosa cruza entre el Black Metal más odioso y el Death Metal más crudo, ése que aun colinda con el Thrash. Una cruza bien hecha, no exenta de melodía, con riffs rudos y voces reventadas que explotan sobre bases rítmicas que tienden a ir rápido y con poca elaboración, pero con mucha energía (e interesantes cambios de ritmo).
Según leí, la banda está trabajando en su tercer disco. No creo que vayan a hacer algo diferente a lo que vienen haciendo desde hace más de 20 años; es decir, Vahrzaw son sinónimo de velocidad, agresión y enojo. Son buenos en lo suyo, se nota que su esencia reside en esas cualidades, y sacan provecho de las mismas. No hay motivos para cambiar, pero sí para crecer en esa misma senda. Veremos si su próximo trabajo supera a éste, o si al menos lo iguala.

Bandcamp
Facebook
Propaganda Chaosu

Carnal Decay - You Owe You Pay



Año: 2017
Sello: Rising Nemesis Records
País de origen: Suiza

¿Quieren escuchar Brutal Death Metal moderno, con sonido hi-fi y estructuras compositivas que poco tienen que ver con la vieja escuela del Death Metal? Rising Nemesis Records es una de las mejores opciones. El catálogo del sello de Nasar Skripitskij contiene a varias de las mejores bandas que he escuchado últimamente en el terreno del Brutal Death modelo Siglo XXI, y por supuesto, dentro del Slamming Brutal Death. Korpse (Holanda), Acranius, Intravenous Contamination o Within Destruction, son algunos de los nombres que confirman lo recién dicho. Por supuesto, Carnal Decay están en la lista, y con honores. Es que la banda suiza ha dado sobradas muestras de ser una de las bandas más interesantes y creativas del BDM actual, y su nuevo opus es una cabal muestra de ello.
El año pasado nos habían preparado con un single de dos tracks, en el cual la banda aportaba frescura a un género que tiende a estancarse por culpa de los miles de copiones que viven dentro de dicho estilo musical. Coros, riffs memorables, ritmos variados (pero que siempre mantienen la tendencia que va del Blast Beat al Groove, y viceversa), y un trabajo vocal muy agresivo, pero no ininteligible, algo poco habitual en éste tipo de música. Con esos argumentos, más una capacidad natural para crear canciones que se adhieren al cerebro con facilidad, el combo suizo nos trae su cuarto disco full y manifiesta en el mismo su intención de mantener su calidad e intensidad intactas.
Apenas comienza el disco nos topamos con "No Sequel", la brutal -y pegadiza- canción que habría el single lanzado en 2016, y ya con ésa pieza ganan muchos puntos a favor. Los coros de neto corte Hardcore y un riff central que explota (tal como también explotan los intrépidos ritmos ejecutados por Markus en batería y Nasar en el bajo; sí, Nasar, el dueño del sello que edita éste disco), hacen de ésta canción uno de los puntos altos de un disco que no tiene altibajos. Además, comenzar con uno de los mejores tracks del álbum es una manera de meterse al oyente en el bolsillo. Mas, lo mejor es que logran hacer de "You Owe You Pay" un disco atractivo y homogéneo al cual es casi imposible encontrarle un punto débil; o sea, no sólo hay un puñado de buenas canciones: es, en general, un buen disco.
Mención especial para Isabelle Iten, guitarrista del grupo, una mujer con una capacidad asombrosa para tomar los típicos riffs machacantes y cortantes del BDM, y dotarlos de una calidad llamativa, además de que en ése intento, no pierde su brutalidad. El resto del grupo está a la altura de las circunstancias, por supuesto, sonando de manera compacta y contundente a más no poder. Y también quiero hacer mención a la producción, la cual permite al grupo mostrarse tan moderno como el estilo de la banda exige, con una clara posición a favor de un sonido de alta calidad, resaltando esa cosa futurista que reside en la música del grupo, y conjugando la fiereza humana con la frialdad inhumana de manera inteligente, y buscando constantemente que se pueda apreciar cada detalle. Los responsables de ésta parte del álbum (o sea, la producción) fueron Kristian "Kohle" Kohlmannslehner y Kai Stahlenberg, quienes hicieron lo suyo en Kohlekeller Studios, en Seeheim, Alemania.
¿Canciones destacables? La ya mencionada "No Sequel", y el cierre con la tremenda "Trick or Treat". Pero, sinceramente, yo recomiendo escuchar el disco entero. No es que sea una obra maestra, pero no tiene desperdicio. En realidad, Carnal Decay es una banda que no tiene desperdicio.

Facebook
Label
Bandcamp
Mind Eraser PR

jueves, 23 de marzo de 2017

Mindkult - Witch's Oath


Año: 2016
Sello: Caligari Records
País de origen: USA

Insisto en decir que Caligari Records se está convirtiendo en uno de mis sellos de cabecera. No es que todo lo que sale a través de ése sello sea una maravilla ni mucho menos. Pero han sacado discos realmente fabulosos, y otros que no lo son tanto, pero que permiten comprobar que el sello tiene una identidad bien definida, que no sacan a la calle cualquier porquería. Es evidente, al menos para mí, que estamos ante un sello que selecciona muy bien qué tipo de material editar.
Mindkult no es lo que más me ha gustado del catálogo de dicho sello, pero posee un encanto particular. Singular y oscuro, además de anticuado, pero de una manera atractiva. Es que muchas, pero muchas, de las bandas que llevan la etiqueta vintage sobre sí, no transmiten absolutamente nada pues se dedican a perder el tiempo en lo accesorio, descuidando lo esencial: la música. Es por eso que suelo huirle al revival de bandas que eligen el sonido pesado de fines de los 60's, los ritmos del tipo bluesy y la estética y la actitud del tipo Altamont. Así y todo, hay excepciones como Mindkult, proyecto que lejos está de ser una maravilla, pero suena más que bien.
Se le pone la etiqueta Doom Metal, y algo de eso hay, a decir verdad. Pero ¿es una banda de Doom Metal al 100%? Bueno, Mindkult es, básicamente, Blues pesado, tal como lo que hacían Blue Cheer, Black Sabbath o Cream, incluso. A ésas bandas yo no las considero Doom Metal, más allá de tener una fuerte y clara relación con dicho estilo (sobre todo Black Sabbath). Prefiero usar etiquetas acordes a las de aquellos años en donde el Metal estaba naciendo, y hasta prefiero hablar de Rock antes que de Doom. Pero, no hay que desechar esa etiqueta por completo. Como ya dije, algo de eso hay.
Por cierto, Mindkult es una banda de un solo hombre, al cual podemos identificar como Fowst, responsable absoluto de lo que aquí se escucha en las 4 pistas que conforman el EP. Un EP que, irremediablemente, me remite al fatídico festival de Altamont, que me hace pensar en Hell's Angels, Charles Manson y su clan, y todo el lado oscuro de la segunda mitad de los 60's, el costado tenebroso del Flower Power, el que casi derrumbó el sueño de amor y paz. El sonido crujiente y sucio (además de anticuado) de la guitarra da la pauta acerca lo que Mindkult es: Rock sucio, pesado (a la manera de los 60's, claro) y malvado.
La tímida voz de Fowst aporta un toque diferente, aunque le reste fuerza a la música en sí; una voz más agresiva hubiera potenciado el costado más visceral de Mindkult, pero bueno, su voz es así (un poco débil, pero afinada y con mucho de colgado) y listo.
Como compositor no es un virtuoso, pero demuestra haber aprendido al dedillo la lección. Esto se puede comprobar en la mejor pieza del disco: "Chief of Devils", la canción que sintetiza lo mejor de su creatividad en poco más de 7 minutos. Eso sí, a "Witch's Oath" hay que escucharlo entero (son tan solo 4 temas), de un tirón, y con la mente enfocada en lo que Fowst quiere decirnos. Yo hice eso y pude encontrarle el lado bueno al disco. De hecho, es un disco bastante agradable. Aunque, sinceramente, creo que éste norteamericano puede dar más. De cualquier manera, se defiende con sus propias armas, solo, y lo hace bien.

Facebook
Bandcamp
Label

miércoles, 22 de marzo de 2017

Cerebral Fix - Disaster of Reality


Año: 2016
Sello: Xtreem Music
País de origen: UK

Nunca fui fan de Cerebral Fix ¿para qué mentir? Sin embargo, siempre les tuve un cariño y un respeto enormes. Y sí, pasé muchas horas de mi adolescencia escuchando discos como "Tower of Spite" y el debut (y entrañable disco de culto) "Life Sucks...Then You Die!". Además, me traen a la mente a toda aquella maravillosa avanzada Hardcore/Punk y Crossover inglesa que tuvo a bandas como Heresy. Sore Throat, Electro Hippies, Unseen Terror, Sacrilege y Concrete Sox, como eje de dicha explosión. Cerebral Fix eran parte de ésa lista de bandas que derritieron mi cerebro cuando yo tenía apenas 16 años ¿cómo no voy a quererlos? Es por éso que me alegró saber que habían regresado.
Voy a decir algo que me nace: no esperaba mucho de éste regreso, y el motivo se enfocaba en el último disco que la banda sacó antes de separarse en 1993, el irregular "Death Erotica", álbum que marcó el fin de una era para el grupo comandado por el guitarrista Tony Warburton. Tenía expectativas, claro, pero éstas se enfocaban más en el deseo de escuchar a una banda en buena forma, y no en el deseo de escuchar un disco que se equipare a sus primeros e inolvidables trabajos. A juzgar por el resultado final, y teniendo en cuenta la cantidad de veces que lo escuché antes de dar una opinión, debo decir que mis expectativas no fueron exageradas, y hasta me atrevo a decir que estuve en lo cierto al esperar lo que esperaba de la legendaria banda de Birmingham.
"Disaster Reality" es un disco correcto, muy, pero muy honesto, y sirve para demostrar que volvieron en buena forma, que no volvieron para robar (algo que no muchos pueden decir, lamentablemente). Sin ser un gran disco, lo último de Cerebral Fix derrocha sinceridad, sin sobrarle nada, pero dejando una sensación de honestidad que lo convierte en un álbum querible. No, no es un disco por el cual vaya a usar elogios a granel, pero tiene lo suyo, y hay que reconocerlo.
Su mezcla entre Crossover/Thrash acelerado (pero no muy acelerado), las siempre omnipresentes influencias del Hardcore Punk inglés, la simpleza, el gancho, la crudeza, está todo ahí, como si el tiempo no hubiera pasado. O sea, están intactos, haciendo lo que aman, así de simple. Si bien no sobran momentos memorables (de hecho, no es una cualidad de la banda crear grandes canciones. En todo caso, lo de ellos siempre se centró más en la homogeneidad y la eficacia para hacer buenos discos), hay pasajes que uno no puede obviar, y que terminan siendo lo mejor del disco. A saber, el gancho de "Inside my Guts", el homenaje sentido y sincero a lo mejor del Thrash y el Crossover de los 80's en "Felted Cross", y el excelente experimento Dub/Industrial llevado a cabo en "(Untitled Mystery Track)", se erigen como lo más granado de la nueva cosecha de creaciones de una banda cuyo regreso fue efímero, pero no por eso olvidable.
Lamentablemente, y debido a problemas de salud que rodean al grupo (y a familiares de algún integrante de la banda), Cerebral Fix puso punto final a su carrera a comienzos de éste año. Una lástima, pues a juzgar por la entrega, por la energía que posee esta grabación, los creadores de "Life Sucks..." parecían tener muchas ganas de patear muchos culos en vivo.

Bandcamp
Facebook
Label
TOMetal

martes, 21 de marzo de 2017

Éohum - Ealdfaeder


Año: 2016
Sello: Mycelium Networks
País de origen: Canadá

Black Metal de neto corte 90's, con una fuerte convicción naturalista, y una dura crítica (constante) en contra de un mundo que se ve invadido por la desidia y la estupidez, arrasando contra la naturaleza y no haciéndose cargo de las consecuencias. El fundador del grupo, y guitarrista también, Jeremy Perkins, dueño del sello que edita el EP, es la mente maestra detrás de la banda, pero no está solo pues cuenta con varios músicos idóneos para llevar a cabo el estilo que, a fin de cuentas, terminan desarrollando en 5 pistas bastante coherentes, bien elaboradas, y con algunos toques distintivos que aportan algo de frescura.
Musicalmente son apegados a ciertas fórmulas convencionales, mas, inteligentemente buscan dotar de arreglos paganos/folclóricos a sus canciones, usando instrumentos que ayudan a variar o abrir el espectro. Así y todo, lo que hacen es Black Metal convencional, bastante épico y hasta algo dramático, efecto que surge naturalmente de la temática tan crítica y comprometida que el grupo toma como propia, como un compromiso sin fin al cual se han unido. Y cuando hablo de convencionalismos, lo hago porque la voz de Barrie Butler es la típica voz blacker, aguda y rasposa, transmitiendo rabia y frialdad al mismo tiempo; lo digo porque los riffs y las armonías tienen todos los ingredientes típicos del Black Metal: un grado nada descuidado de solemnidad, agresividad, buen gusto por la melodía y un toque trágico/apocalíptico que se funde con el aura fría y misántropa que es tan propio en éste tipo de bandas. La base, por supuesto, pasa del blast beat a la cabalgata épica, al medio-tempo marchoso y así vuelven a los otros ritmos antes mencionados; todo muy prolijo, contundente, bien tocado.
Lo más atractivo viene por el lado de la incorporación de instrumentos tales como Cuerno Francés y la flauta, instrumentos que están en manos de la talentosa Annie Perrault, la encargada de darle al disco el aura mística que la música del grupo de Montreal necesita tener. O sea, ése aire de furia contra el hombre, ésa capacidad para generar con la música imágenes de un mundo destruido por el andar irresponsable de una especie que no parece tener límites en su codicia y locura.
Así y todo, aun cuando les sale bastante bien éste relato musical, aun cuando logran ser bastante expresivos, les falta algo para llevarse una crítica más favorable: creatividad. O lo podemos llamar carisma, simplemente eso: les falta ése carisma que tienen las grandes bandas, ése polvo de ángel que hace que una banda tome algo común y lo transforme en algo excepcional. Pues no, Éohum no lo tienen, pero lo compensan con ganas, buenas instrumentaciones y un sonido claro que fortalece la expresividad musical de la banda.
En líneas generales, "Ealdfaeder" entretiene. Veremos si en un disco full sacan a relucir sus mayores virtudes, aprovechando la duración del mismo, o si se amilanan y se terminan convirtiendo en un grupo olvidable. Por lo pronto, el crédito está abierto. Ojala sigan profundizando la experimentación con instrumentos atípicos.

Bandcamp
Facebook  
Asher Media

lunes, 20 de marzo de 2017

Comaniac - Instruction for Destruction



Año: 2017
Sello: SAOL
País de origen: Suiza

Luego de descubrirlos por accidente, viendo un video adelanto de lo que sería su primera grabación de Larga Duración, decidí estar pendiente de éstos tipos pues sabía que su propuesta era bastante interesante. Después del tremendo éxito en que resultó el lanzamiento de su primer disco, “Return to Wasteland”, supe que no me había equivocado. Éstos suizos pudieron mover sus fichas de tal manera que pudieron sacar un disco excelentemente producido de una manera total y completamente independiente, y éste año me han sorprendido gratamente de nuevo.
Próximo a lanzarse el 7 de Abril del corriente año, el disco “Instruction For Destruction” es probablemente uno de los que llegarán a resaltar durante todo el 2017 dentro del Thrash Metal, o al menos para mí es uno de los más esperados.
Mediante el sello germano SAOL, éstos jóvenes emprendedores provenientes del país multilingüe han mejorado, y han mejorado mucho. Las composiciones en su nuevo trabajo son mucho más complejas, mejor logradas, pero no dejan de ser melódicas y bien producidas como en su anterior álbum. Y no podría estar más contento con el resultado.
Lograron enriquecer su abanico de riffs y éste año los lugareños de Europa Central nos presentan algo bastante fresco y poco repetitivo (sólo lo necesario, sin llegar a ser aburrido).
Las nuevas melodías son ejecutadas por el guitarrista y vocalista fundador de la banda, Jonas Schmid, junto con el recién integrado guitarrista Valentin Mössinger, ex-integrante Final Cut y Suborned, quien sería compañero de Raymond Weibel en aquellas mismas bandas, tocando éste último el bajo, aunque en Comaniac no es nuevo integrante si no que es también uno de los fundadores junto al feroz Jonas, y por último tenemos al batero Stefan Häberli, quien resulta ser también un ex-Suborned, marcando muy bien el ritmo para el trabajo nuevo de los Comaníacos.
Sin duda alguna, y con temas tanto acelerados (como Coal y Bow Low, su primer corte de difusión) como más armoniosos (como How To End It All y el tema principal homónimo, el cual es mi favorito por cierto), “Instruction For Destruction” es probablemente lo mejor que pueden haber lanzado hasta ahora, y créanme, vale la pena escuchar cada uno de los 47 minutos de duración.

Reseña escrita por Bruno Terrosa.




domingo, 19 de marzo de 2017

Dejected Mass - Dirge


Año: 2016
Sello: Independiente/Autoproducido
País de origen: Alemania

Cada disco tiene su tiempo de asimilación, su tiempo de conocimiento por parte del oyente. Hay discos que entran en la mente del oyente y se instalan ahí inmediatamente. Otros, por oposición, necesitan de más tiempo, exigen un mayor grado de concentración y repeticiones varias hasta que uno logra dar con la esencia del álbum...o no. Así como uno puede lograr comprender una obra con el paso del tiempo, y pasar de mirarla de reojo a disfrutarla sin prejuicios, también puede suceder que ésa placa jamás llegue al centro emocional del oyente, y que, por ende, jamás lo afecte.
El primer disco de los teutones de Dejected Mass, quienes previamente habían grabado dos maquetas, es un disco que me costó al principio, un álbum que tuve que escuchar varias veces hasta lograr apreciarlo. No es que no me haya gustado de entrada, no es así. La primera audición me resultó amena, pero un poco agobiante. Mas, con las sucesivas repeticiones, fui encontrándole la vuelta y empecé a comprender algo que al principio me alejaba un poco de la banda. Es que el sonido de los germanos es opaco, apagado; muy grave y pesado, eso sí, pero no lograba impactarme, no me aplastaba, no me dejaba atolondrado en el piso, tal como me gusta sentirme cuando escucho un disco de Doom Metal. Bueno, Doom Death, en éste caso en particular. Pero, bueno, lo concreto es que "Dirge" no era un disco fácil de asimilar para éste servidor, y la raíz del problema estaba en el sonido. Y aquí entra a jugar lo que dije al comienzo acerca de los tiempos que cada uno tiene para comprender determinadas cosas. Es que con las sucesivas audiciones, me dí cuenta de que Dejected Mass no suenan así, tan opacos y grises, porque haya habido una falla en la producción del disco: ése es su sonido, suenan así porque así lo quieren. En otras palabras, es a propósito que las guitarras suenen de manera comprimida, como si se fusionaran con el bajo, conformando una muralla de graves sombría y carente de brillo, alejado de todo atisbo de luminosidad que pueda aportar algo de claridad al sonido del grupo. Ésa es la esencia del grupo, y cuando uno entiende eso, entiende la obra en sí.
"Dirge" es un disco realmente odioso, jodido, lúgubre. Los fans del estilo lo van a amar, muy probablemente, aun cuando su sonido no encaje al 100% dentro de lo que conocemos como Doom Death. Pero su espíritu es el correcto, las canciones aciertan sin deslumbrar (pero aciertan, a fin de cuentas), y las atmósferas son brumosas y asfixiantes, y fluctúan entre lo gélido y lo candente con una facilidad asombrosa.
Por cierto, el recurso del crescendo es lo más destacable del disco, por lo que es una obviedad decir que lo mejor llega sobre el final de la placa ¿cierto? Mas, no por obvio deja de ser cierto: el último tema, "Worthless Life", es lo mejor. No porque sea una gran canción, sino porque es la pieza que les permite alcanzar el máximo nivel de oscuridad, y porque es la pieza que termina de darle un sentido definitivo y concreto al disco.
6 canciones que parecen haber nacido juntas, creadas bajo un mismo manto de niebla y usando un formato similar para todas, pero ocupando cada una su espacio y su rol en un disco que me costó asimilar, pero que terminé disfrutando.

Bandcamp
Facebook
Fullblast! PR

Vardagshat - Glesbygden Blues


Año: 2017
Sello: Bloodsoaked Records (cassette y digital) / Independiente (digital)
País de origen: Suecia

Suecia es una fuente inagotable de bandas crusties, como así también lo es en el rubro Death Metal. Mas, hoy nos toca una banda Punk, por lo que olvidemos al Death Metal. Vardagshat, como era de suponer, tocan Crust Punk, y lo hacen tan bien como, nuevamente, era de suponer. Es que pareciera que dicho estilo es una cuestión de ADN, una cuestión genética que predispone a los suecos a tocar dicho estilo con una fluidez, calidad y presencia increíbles. Incluso cuando se trata de bandas de segunda línea, o bandas realmente nuevas, tal es el caso de Vardagshat, uno se encuentra con material que suele superar a las bandas crusties de muchas otras partes del mundo. Líderes, no seguidores, rezaban nuestro amados Napalm Death ¿cierto? Creo que es aplicable a Suecia y su relación con el Hardcore Punk más virulento.
Las bandas nuevas aparecen en el mundo habiendo mamado de chicos toda una escuela forjada por bandas enormes, como Anti-Cimex, Driller Killer, Shitlickers, Mob 47, y la lista sigue. O sea, aprendieron con los Maestros, y da la casualidad (o causalidad) de que esos Maestros son de su mismos país. Imposible no aprender a tocar buen Crust/D-Beat ¿no? Es por eso que no me sorprende que éste debut discográfico del grupo de Falun, Suecia, suene como una seguidilla de patadas en la cabeza.
Parte de la responsabilidad de que el grupo suene tan filoso recae sobre el baterista de la banda, Sebastian Engström, quien además aporta voces para acompañar a Glenn Zettersten en su rol como cantante principal. Sebastian se hizo cargo de la grabación, la mezcla y masterización del disco, y le salió muy bien, pues dotó al grupo de un sonido sucio, filoso y machacante, ideal para una banda como Vardagshat, quienes además de tocar un Crust Punk rabioso, no se privan de meter algún que otro arreglo del tipo Powerviolence (sobre todo cuando hay rebajes que nos hacen ir de la velocidad bestial a caídas arrastradas del tipo Sludge), algo de Grindcore, y algún ribete metalero asomándose levemente por ahí.
En líneas generales, éstos punkies gustan de tocar muy fuerte y directo, pero sin descuidar la variedad, algo que es utilizado por éstos suecos para sostener al disco en todo momento. Es decir, si bien el estilo está bien definido y no hay sorpresas ni novedades en ése ámbito, lo concreto es que "Glesbydgen Blues" no es un disco monótono. Tal vez les falte crear más canciones memorables, canciones del nivel de "Laddparadise" o "Svart Guld", dos bombas atómicas para el cerebro del oyente. El resto del disco te aniquila a base de energía, pero sin adherirse al cerebro del oyente tal como lo hacen estas dos pistas antes mencionadas.
De cualquier manera, la energía y la identidad netamente sueca de la banda, hacen de éste disco algo altamente recomendable para los fans del estilo. ¿Y para aquellos que no gustan del Crust y similares? Si quieren escucharlo, lo hacen, pero bajo su responsabilidad.

Bandcamp
Facebook
Label